CARACAS, Venezuela.- Las calificadoras de riesgo Standard & Poors (S&P) y Fitch decretaron un default parcial de Venezuela por retrasos en el pago de bonos por cientos de millones de dólares.

Esta posición amenaza con desencadenar el incumplimiento de toda la deuda externa del país.

S&P declaró el “default selectivo” de Venezuela por el impago de 200 millones de dólares de los bonos soberanos 2019 y 2024. Mientras, Fitch colocó a Pdvsa en “default restringido” por el retraso en el pago de sus títulos con vencimientos el 2 de noviembre y el 27 de octubre, por 1.169 millones y 842 millones, recibidos hasta con una semana de retraso.

Compartir