En una celebración de cumpleaños poco usual, Jair Jurrjens no pudo recibir mejor regalo que lanzar un brillante partido que propició una victoria para los Tigres del Licey.

Acostumbrado  a compartir en familia cada 29 de enero en medio de picnic, Jurrjens se encontró por primera ocasión en cualquiera de sus 32 fechas en que festejaba su natalicio subido en un montículo y con una gran encomienda: Guiar al Licey a obtener un triunfo.

“Es la primera ocasión que lanzó en un día de mi cumpleaño, tu sabes que en esta parte del año, por lo regular pensamos en hacer las maletas para viajar a los campos de entrenamientos”, expresó el nativo de Curazao, quien prefirió subir al box en busca de ayudar al Licey a alcanzar una victoria en lugar de festejar como propiciaba la fecha.

“No pude tener mejor regalo que esta victoria”, agregó el monticulista, quien desde ya se mostró dispuesto a actuar en caso de que la serie se extienda a un séptimo partido. “Gracias a Dios que pude lanzar un gran partido y contribuir con el éxito del equipo”, señaló el veterano de 12 campañas a nivel de Béisbol de Estados Unidos y quien ayer en el cuarto partido laboró 6.1 de entradas, permitiendo apenas tres hits, una vuelta que fue inmerecida, abanicó a uno y boleó a otro.

Jurrjens sostuvo que sus pitcheos rompientes, sinker y slider les estaban cayendo de strikes y considera que esta fue la clave principal en su desempeño en que neutralizó a la fuerte ofensiva de las Aguilas. Además agregó, que el hecho de que el equipo le proporcionó una cómoda ventaja en el primer tercio del choque le ayudó a tener una mayor confianza en sus pitcheos y poder navegar sin inconvenientes a lo largo de la jornada.

“Me enfoque en mezclar mis pitcheos de la manera más correcta, todo me salió como lo tenía planificado”, agregó el lanzador, quien a pesar del buen desempeño que ha registrado en la Liga Dominicana aún no cuenta con ofertas para retornar al béisbol de Estados Unidos, ni siquiera como invitado.

Aybar: Ahora es que se va a jugar
Observando que la serie está igualada, tras el triunfo del Licey 10-1 sobre las Aguilas, Erick Aybar, protagonista de las últimas batallas de los azules pronosticó que ahora es que se va a jugar béisbol.

“Ya empatamos la serie, ahora iremos en busca de obtener la corona, tenemos el equipo para lograrlo”, señaló el veterano, quien con dos imparables y un par de anotadas fue uno de los héroes ofensivos en el ataque de 14 hits de los bengaleses.

Agrega, que el Licey ha sido capaz de venir desde atrás para empatar la serie y esperamos cumplir nuestra misión final”, señaló el utility azul.

Compartir