El mercado fronterizo de Pedernales se realizó con normalidad este lunes, pese a que el pasado viernes delincuentes haitianos irrumpieron la actividad para saquear dinero y mercancías a los pequeños comerciantes, en su mayoría de su propia nacionalidad.

Al mercado binacional, que se realiza dos veces por semana, acudió una cantidad de personas menor tanto de comerciantes como de clientes dominicanos y haitianos, debido al desorden que vivieron el pasado viernes cuando elementos que delinquen en poblados fronterizo de Haití lanzaron piedras y se introdujeron en los lugares de venta para saquearlos, según cuentan los afectados.

La mayor cantidad de artículos que se ofertan en ese mercado son productos agrícolas, bebidas alcohólicas, y productos manufacturados.

Militares del Cuerpo especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront), al ser consultados informaron que este lunes todo estaba normal, aunque con un descenso de visitantes.

En incidentes anteriores se despojó de un fusil M-16 a un soldado del ejército en el puesto de chequeo Paso Sena de este municipio, y se le produjo la muerte a un agricultor dominicano, al tiempo que hirieron de gravedad a su esposa, quien se debate entre la vida y la muerte en un centro de salud de Santo Domingo.

Por la muerte del agricultor las autoridades haitianas en la comunidad de Banano mantienen detenido a un compatriota de nombre Francisco Libón, mientras buscan a otros dos.

En las últimas horas decenas de haitianos han abandonado los predios agrícolas ubicados en las comunidades rurales de Aguas Negras, Las Mercedes, Mencia y la Altagracia, para marcharse hacia comunidades de su país por temor a represalias y actos de venganza de dominicanos.

Compartir