El pasado 12 de febrero Joaquín Sabina cumplió 69 años, una fecha que define como “muy redonda y muy bonita”. Ha logrado llegar a esta respetable edad sin saber manejar carros y sin teléfono celular.

Pero lo que no ha perdido el cantautor español, que visitará Santo Domingo la próxima semana para presentar su concierto “Lo niego todo”, son las ganas de luchar por el mundo que entiende se merece la humanidad, por lo que sigue en la trinchera.

Sin embargo no estaba muy interesado en volver a grabar. “Los estudios se han convertido en unas salas de máquinas con demasiada tecnología, y a mí me gusta esa sensación de escribir una canción con una guitarra en las manos”, comenta. Esto es lo que ha encontrado en Leiva, el rockero español que le ha producido su más reciente disco, y en quien reconoce se ve reflejado cuando era joven.

En la canción “Lo niego todo”, el transgresor artista pareciera tratar de borrar su propia leyenda (de mujeriego y bohemio en exceso) pero él lo niega también. “Es una leyenda que está hecha de tópicos y exageraciones, y lo único que pretendo es, no romper, sino burlarme un poco”, explica el autodefinido letrista, que no poeta, en conversación telefónica con LISTÍN DIARIO desde Costa Rica.

Esa forma de “sacarle la lengua al espejo” que adopta es parte de ese rebelde que siempre ha sido y que ha ido a contracorriente viviendo a su manera y sin pertenecer a ningun estilo solo porque a la mayoría dicte que hay que seguir. “He visto pasar muchas modas. Nunca he estado en ninguna. Nunca he sonado demasiado en la radio, nunca he tenido una campaña de marqueting”, asegura el artista que inició su carrera hace 40 años cuando presentó el disco “Inventario”, y quien añade que vive desde su punto de vista más o menos personal y espiritual en otro planeta.

Un planeta en el que las modas no existen, y en el que siempre ha hecho las cosas exactamente como ha querido, “poniendo el corazón”, sin pensar en las ventas, detalles que no se reprocha.

Lo que sí lamenta es que con los años ha ido perdiendo gente querida y afín. “Lo peor de envejecer es que voy perdiendo muchos amigos. He sido amigo de Gabriel García Marquez, de Juan Gelman; va uno quedándose sin amigos de su edad, y eso si es muy triste”.

Pero no solo los cercanos se van, sino que artistas referentes del arte que ha venido haciendo Sabina han ido dejando este mundo, como por ejemplo el canadiense Leonard Cohen o el estadounidense Chuck Berry. Pero aunque se pierden, Sabina no lo ve como el fin de una época. “Bueno, tenemos a Bob Dylan y a los Rolling Stones vivos todavía; y luego, están los Leivas”, dice entre risas.

Perteneciente a una generación que en el pasado luchó por muchas libertades, se lamenta que el futuro que soñaron no haya sido realidad y que por el contrario muchas de las cosas que se lograron ahora se estén perdiendo. “Del modo como va avanzando la humanidad, quiero pensar por ejemplo, en que el presidente Trump, no tiene nada que ver con los sueños que tuvimos”, comenta Sabina.

En ese sentido, el autor de “Pongamos que hablo de Madrid”, “19 días y 500 noches” y “Con lo que eso duele”, lamentó la embestida de los nacionalismos, como por ejemplo el catalán, muy populistas y disgregadores, que están resurgiendo en Europa.

((Detalles
Sobre su obra y el concierto Joaquín
Sabina ha dicho tener muchas ganas de volver a pisar Santo Domingo, con este tour, del que ha dicho es uno de los conciertos más completos que ha dado en su vida. “Estrenaremos seis o siete canciones del disco nuevo y luego todas las canciones que la gente quiere oír; es un concierto muy variado, muy intenso, con muchas subidas y bajadas”, explica el cantautor al hablar del show que presentará el miércoles 14 de marzo en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto.

Joaquín Sabina empezó a dar conciertos en República Dominicana en 1995, cuando presentó la música de su álbum “Esta boca es mía”, en el Teatro Nacional Eduardo Brito.

Después ha seguido presentando sus conciertos cada vez que tiene una gira. La última vez que estuvo en el país fue junto a su colega Joan Manuel Serrat en la gira “La orquesta del Titanic”, que tuvo lugar en noviembre de 2014. Sabina ha hecho 18 álbumes de estudio, incluido el audiolibro “Ciento volando de catorce”.

Compartir